TOP
Sector la cupula en calcena

Una cordada de muchos

Vista de la zona de escalada de Calcena

Una cordada de muchos

Vista de la zona de escalada de Calcena

Escalada responsable

Después de todo lo sucedido durante estos meses y la aparición del COVID-19 nuestras vidas se han visto obligadas a cambiar.

Ninguno de nosotros era consciente del gran valor que tenía para todos la libertad de poder disfrutar de la naturaleza, la montaña, la escalada, o simplemente muchas actividades cotidianas que realizamos sin otorgarles ningún tipo de valor.

Durante todo este tiempo de confinamiento, como personas flexibles que somos, una característica que destaca entre el colectivo escalador sin duda, hemos sabido adaptar nuestro deporte a las circunstancias y de forma virtual hemos seguidos conectados con esta pasión por el mundo vertical que nos une.

Hemos entrenado más que nunca, compartido imágenes de recuerdos con nuestros compañeros de cordadas, consultado reseñas, aprendido sobre nudos y maniobras. Hemos leído sobre la historia de la escalada, visto documentales de grandes aventuras y proyectado un sinfín de sectores y vías a los que queremos volver en cuanto llegue, lo que ya todos conocemos como «nueva normalidad».

También estamos seguros que hemos tenido tiempo para reflexionar sobre otros muchos aspectos. Ahora entendemos que nuestras acciones tienen un impacto directo sobre la naturaleza. Que el efecto invernadero o el calentamiento global son reales, y que los cambios que están sucediendo en el medio natural no son reversibles y nos afectan a todos. Que las personas no estamos en la cúspide de la pirámide, sino que somos partes de un entorno circular en el que tenemos que respetar y cuidar el mundo en el que vivimos.

La llegada de la fase 1.

Con la llegada de la Fase-1 de desescalada en la mayoría del país, han sido numerosos los debates generados a cerca de las prohibiciones o limitaciones que tenemos que seguir como escaladores o practicantes de deportes de montaña, y las motivaciones que han llevado a que nuestra actividad si que pueda ser realizada mediante la contratación de una empresa de Turismo Activo como nosotros, y no a hacerlo de una forma individual.O de porque se están permitiendo reuniones particulares de hasta 10 personas pero no poder escalar con nuestro compañero de cordada.

Como escaladores que somos, mucho antes de «empresarios o guías de montaña» entendemos y compartimos en muchos casos el malestar general de todos vosotros, pero creemos que es ahora más que nunca cuando tenemos el debe de volver a mostrar nuestro lado más solidario, sostenible y responsable.

Es cierto que las empresas de Turismo Activo ya podemos volver a realizar algunas actividades, y la verdad es que dejando a parte las motivaciones económicas (nunca lo han sido para nosotros), teníamos muchas ganas de poder volver a transmitir todo lo que significa la escalada y la profesión de guía de escalada para nosotros.

Como el resto de sectores hemos tenido que incorporar muchos protocolos de  seguridad e higiene, tanto para nuestros guías, como para los clientes.  Una de las medidas más importantes que tenemos que implementar, es la limitación sobre el número de personas en cada una de las actividades que llevemos a cabo. Esto significa que, en un supuesto de que tuviésemos clientes durante estos días, serían un máximo de 14 personas a lo largo de la semana las que podrían escalar.

Como entenderéis esto es quizás, uno de los motivos aparte del económico, del porqué las empresas de turismo activo podemos volver a ejercer nuestra actividad y no poder hacerlo de forma libre.

Otros de los motivos por lo que quizás se haya permitido la vuelta de la escalada a través de las empresas de Turismo Activo ha sido la realización de una exhaustiva evaluación de riesgos, y adaptar el nivel de nuestros servicios con el objetivo de reducir los riesgos de accidentes en montaña al máximo, teniendo en cuenta la saturación a la que se han visto sometidos los servicios sanitarios y de emergencia durante estos meses pasados.

La escalada en estos nuevos tiempos.

En nuestra nueva normalidad,  nos volveremos a juntar, a compartir pie de vías aunque sea a distancia, a escalar y a visitar nuestras pequeños sectores y zonas de escalada. La mayoría de estos lugares que tanto amamos y que siempre nos hemos preocupado en cuidar y respetar se encuentran en zonas rurales, por lo que en estos siguientes meses, tendremos que ser más responsables, sobre todo con la población de estos núcleos, envejecidos en la mayoría de los casos.

Por ello, desde Guías Cara Oculta , que hemos estado apostando siempre por un turismo deportivo sostenible,  os pedimos la máxima responsabilidad y medir nuestros pasos para conservar la calma.

En las zonas rurales, debemos evitar el contacto cercano con las personas manteniendo la distancia de seguridad y seguir las recomendaciones realizadas por sus ayuntamientos

Debemos evitar las masificaciones y los grupos y cuando nos desplazamos en coche a estas zonas rurales o a cualquier punto de nuestras montañas, deberíamos evitar aparcar en el centro de las poblaciones, dejando una distancia social también entre vehículos.

Por supuesto, ahora y siempre, debemos apoyar y consumir en el comercio local, alojamiento y servicios turísticos del medio rural que tan mal lo están pasando en estos momentos. Esa es también nuestra labor como turistas responsables.

Todo esto pasará y ojalá en un futuro próximo, quedará en una anécdota, pero ahora es el momento de demostrar de que pasta estamos hechos la gente de la escalada.

 

Hay que disfrutar por supuesto al máximo de nuestras montañas, de la escalada, pero siendo conscientes de la situación. Sin ansiedad, ni preocupaciones, pero con respeto y  responsabilidad.