TOP
Sector la cupula en calcena

El covid-19 y las empresas de turismo activo

grupo escalando en calcena

El covid-19 y las empresas de turismo activo

Una nueva perspectiva para las empresa de turismo activo.

La crisis sanitaria provocada por el dichoso Covid-19 está provocando en estos días muchas dudas y  gran desconcierto en las empresa de turismo activo a cerca de los problemas económicos a lo que deberemos enfrentarnos.

El sector del ocio y del turismo activo es, como no podía ser de otra manera, otro de los grandes perjudicados por la situación actual en la que nos encontramos.

En un artículo publicado el pasado martes,  la Asociación Nacional de Empresas de Turismo Activo (ANETA) y la Asociación de Ecoturismo de España (AEE) alertaban acerca de los peligros que puede suponer para este sector una crisis como la actual.

¿Cómo está el sector a día de hoy?

Para poder entender mejor el problema que puede suponer la situación actual que estamos viviendo es necesario previamente, conocer las características del sector.

Cabe recordar, que según informe de la misma entidad al inicio de 2019, existían sólamente en nuestra comunidad autónoma, más de 220 empresa de Turismo Activo, aumentando hasta 3.495 entidades en todo el País.

De esas casi 3.500 entidades, el 48 % de las mismas son persona en régimen de trabajo por cuenta propia o lo que viene siendo, autónomos.

Se trata además de un sector en el que no existe una regulación estatal, sino que los requerimientos de formación necesaria para realizar las diferentes actividades de turismo activo, pasan por una regulación autonómica (en algunos casos ni existe), algo que favorece y que hace muy presente, el intrusismo profesional en todos los ámbitos.

Si a todo esto le sumamos unos bajos índices de rentabilidad, una alta temporalidad, falta de coordinación entre administraciones turísticas y una baja capacidad de inversión en muchos de los casos, tenemos ante nosotros,  un sector en el que la mayoría de los esfuerzos se dedican a la supervivencia del negocio.

En nuestro caso y en muchos otros, la cancelación de la actividad de los centros escolares que realizan actividades de ocio y educación ambiental, es otro de los factores a tener en cuenta que que suponen  el 100% de la facturación del periodo y hasta el 70% de la facturación anual.

¿nos rendimos?

Ante este panorama, los retos que tenemos ante nosotros son si cabe mucho mayores, pero no imposibles. Nuestro carácter positivo y luchador es algo que nos caracteriza y por lo tanto no queremos, ni podemos permitir dejarnos llevar por una corriente pesimista.

Creemos que esto puede ser una oportunidad para mejorar en nuestros servicios y el trato directo y personal que tenemos con nuestros clientes.

Gozamos de una alta flexibilidad empresarial y una extremada agilidad para responder a los diferentes escenarios que puedan plantearse.

Y sobre todo, nos sobra motivación para seguir desarrollando este proyecto profesional y en este caso personal.

Vamos a seguir trabajando, cueste lo que cueste (no sería el primer mes que trabajamos sin cobrar) para generar riqueza y oportunidades en las comunidades locales, para seguir luchando contra la despoblación de los territorios, para conservar el patrimonio natural.

Y lo queremos hacer de la mano de todas las personas que creen que en nuevos estilos de vida saludables y que buscan el contacto con la naturaleza mediante la práctica deportiva, lo queremos hacer con todos vosotros, porque sino, no tiene ningún sentido.

 

#quedateencasa